¿LA INTELIGENCIA, SE ADQUIERE O SE HEREDA?

inteligencia financiera

La reflexión que aquí os hago es una fusión de diferentes artículos y comentarios que últimamente he estado leyendo en diferentes fuentes de información

Supongamos por un instante que es innata, que nace con el niño, como su nariz o el dedo pulgar. Se iría formando en el vientre materno y el niño nacería con ella, puede ser, incluso, que hasta dependiera de la genética, algo así como de padres inteligentes nacerán niños inteligentes. De esta manera, naceríamos con el coeficiente que tendríamos toda la vida, como tenemos que soportar toda la vida una nariz aguileña o los ojos marrones. Pero la inteligencia no es inalterable, no es cierto que nacemos ya con la inteligencia que vamos a tener toda la vida. Puede que nazcamos con el genio y la habilidad de nuestros abuelos, pero no con su inteligencia.

Por supuesto no se adquiere inteligencia como si fuéramos a comprar manzanas al mercado. La adquisición de inteligencia depende de muchos factores, factores que conciernen no sólo al individuo, sino al ambiente en el que vive.

Incluso el mismo término de inteligencia puede producir cierta confusión, porque se ha usado para designar más de una cosa, quizás deberíamos haber empezado limitando qué entendemos por inteligencia.

Si nos atenemos a su significado etimológico, inteligencia sería algo así como el saber elegir entre varias opciones. Y no está muy lejos el concepto que de ella se tiene en la actualidad. Pero es un tema tan amplio y tan tratado por disciplinas tan diversas que nos encontramos multitud de definiciones.

Psicólogos y pedagogos, psiquiatras y científicos, coinciden en identificar a la inteligencia como la habilidad que nos permite hacer o entender algo. Y atendiendo a este sentido de la inteligencia, nos encontramos con una clasificación muy interesamte facilitada por Howard Gardner, para el que hay ocho tipos de inteligencia, que atienden, precisamente, a las habilidades que podemos desarrollar. Estas son:

1. Inteligencia lingüística, la que tienen los escritores, los poetas, los buenos redactores. Utiliza ambos hemisferios.

2. Inteligencia lógica-matemática, la que se utiliza para resolver problemas de lógica y matemáticas. Es la inteligencia que tienen los científicos. Se corresponde con el modo de pensamiento del hemisferio lógico y con lo que la cultura occidental ha considerado siempre como la única inteligencia.

3. Inteligencia espacial con ella somos capaces de representar un modelo mental del mundo en tres dimensiones; es la inteligencia que tienen los marineros, los pilotos, los ingenieros, los cirujanos, los escultores, los arquitectos o los decoradores.

4. Inteligencia musical es aquella que permite desenvolverse adecuadamente a cantantes, compositores, músicos y bailarines.

5. Inteligencia corporal-cinestésica, o la capacidad de utilizar el propio cuerpo para realizar actividades o resolver problemas. Es la inteligencia de los deportistas, los artesanos, los cirujanos y los bailarines.

6. Inteligencia intrapersonal, es la que permite entenderse a sí mismo. No está asociada a ninguna actividad concreta.

7. Inteligencia interpersonal, la que permite entender a los demás; se suele encontrar en los buenos vendedores, políticos, profesores o terapeutas.

8. Inteligencia naturalista, la utilizada cuando se observa y estudia la naturaleza, con el motivo de saber organizar, clasificar y ordenar. Es la que demuestran los biólogos o los herbolarios.

Estos tipos no se dan aislados, suele suceder todo lo contrario, es decir, que aparezcan combinados y nos encontremos con personas muy dadas a las matemáticas y a la música y, además, con dotes para las relaciones sociales.

También hay tipos que sería deseable que todos tuvieran, por ejemplo, la inteligencia intrapersonal o introspectiva, que nos ayuda a conocernos a nosotros mismos.

En realidad, estos tipos de inteligencia están en todos los individuos en mayor o menor medida, y sería ideal en el aprendizaje que conociéramos cuál de ellos tienen más desarrollado nuestros alumnos. NO para diversificar el curriculum, sino para diversificar la forma de enseñarlo, para algunos niños y niñas es más fácil clasificar y ordenar textos que redactarlos, por ejemplo.

Volviendo al tema que llevábamos más arriba sobre la adquisición de la inteligencia, y tras ver la clasificación de Gardner, podríamos añadir que lo ideal sería saber qué intereses y particularidades tiene cada individuo, y a partir de ahí, ayudarles a desarrollar el tipo de inteligencia más próximo a estos.

¿Qué hay entonces de aquel Coeficiente intelectual que a muchos chicos les marcó la infancia, calificándolos de “mediocres”?

Se trata, realmente, de otra forma de ver la inteligencia, clasificándola por niveles y considerándola, casi, como estratificaciones inamovibles. Es peligroso esto del Coeficiente Intelectual, precisamente por el encasillamiento que supone. Y, por supuesto, es diametralmente opuesto a lo que venimos diciendo del desarrollo de la inteligencia. A no ser que lo usemos como punto de partida o como simple referencia.

Tenemos que recordar también a la inteligencia emocional, que se halla muy cercana a la inteligencia intrapersonal y extrapersonal de la clasificación de Gardner. Esta inteligencia emocional nos explicaría el por qué para triunfar no basta con tener 130 de CI en el Wisc-IV, sino desarrollar otras habilidades que facilite al niño la comprensión del mundo que lo circunda.

Porque el objetivo último no es adquirir muchos conocimientos, sino adquirir la habilidad de comprender y pensar por uno mismo, para formar personas independientes, sea cual sea su CI.

Anuncios

6 pensamientos en “¿LA INTELIGENCIA, SE ADQUIERE O SE HEREDA?

  1. Leer esta reflexión a punto de la mañana, se te abre la mente. A veces pienso que ( al igual que un recién nacido que ya están los comentarios . ” se parece a su padre, a su madre, a su tio….”) que somos la suma de muchas generaciones, así que puede tener la nariz de su abuelo, las manos de su abuela, los ojos de su padre, el pelo, o falta de él, de sus tíos y las piernas de su bisabuelo. De tal forma, que las diversas formas de capacidades o inteligencias, pueden ser la acumulación de generaciones. He comprobado que personas, cuyos abuelos se dedicaban a la docencia, algun nieto tenia facultades para ello; lo mismo pasa con la música, habilidades manuales, etc.etc. si bien es cierto que influye en medio. Ahora bien, si a estos niños, con estas facultades, se les potencia ( en familia o su educador), bien en la lectura, bien en la música, bien en las manualidades, indiscutiblemente estas potenciando sus facultades y por lo tanto, sus inteligencias. De ahí la importancia de un buen educador, de un buen maestro. Esto es fundamental. Evidentemente, este maestro o los padres, si se interrelacionan, si se coordinan, si tienen contacto, podrán entender mejor las capacidades del niño, del joven. Y esto último, es lo que si he observado en las nuevas generaciones de padres. La falta de comunicación y contacto con el maestro. La Educación emocional, eso ya es otra cosa.

    Esta es la modesta opinión, de quien no es ningún experto, ni tiene conocimientos expresos en la educación, mas que en la de sus hijos. Hay que una expresión por algún código que en algunos de sus artículos díce “.,…….. como el buen hacer de un padre de familia….”. Pues eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s