¿tu hijo adolescente duerme demasiado?

51901-h2Artículo escrito por Maria Jose Roldan Prieto en “Bekia padres”

Es posible que te hayas dado cuenta que tu hijo adolescente duerme demasiado o quizá algo más de la cuenta. También puede ser que por la noche se acueste tarde para después que por la mañana le cueste mucho ponerse en marcha. Esto es algo bastante habitual en las familias, y desde Bekia Padres queremos ayudarte a despejarte las dudas sobre esto y que entiendas si es o no normal.

EL RELOJ INTERNO DE UN ADOLESCENTE

Todo el mundo tiene un reloj interno que influye en la temperatura corporal, los ciclos de sueño, el apetito y los cambios hormonales. Los procesos biológicos y psicológicos que siguen el ciclo de reloj interno de 24 horas se denominan ritmos circadianos. La pubertad cambia el reloj interno de un adolescente, lo que retrasa el tiempo que él o ella comienza a sentir sueño y a despertarse.

En realidad parece que el adolescente duerme demasiadas horas porque por la mañana no quiere levantarse de la cama, pero, ¿realmente duerme las horas que necesita o solo parece que duerme mucho por las mañanas?

LA FALTA DE SUEÑO POR LA NOCHE

La mayoría de los adolescentes necesitan alrededor de nueve horas de sueño cada para poder rendir bien durante el día. Pero son pocos los adolescentes que consiguen cumplir con unas buenas horas de sueño. Ya sea por las responsabilidades académicas, por trabajos parciales u otros motivos como utilizar los dispositivos electrónicos a deshoras.

La falta de sueño puede no parecer algo importante, pero puede tener graves consecuencias. Los adolescentes cansados pueden tener dificultades de concentración y aprendizaje y puede contribuir a que experimenten cambios de humor y problemas de conducta.

LA IMPORTANCIA DE REESTABLECER EL RELOJ INTERNO ADOLESCENTE

Si crees que tu hijo no duerme lo suficiente o duerme demasiado, hay algunas formas en la que puedes ayudarle. A continuación te damos algunas ideas para que las tengas en cuenta:

– Un horario para dormir. Anima a tu hijo a que mantenga un horario para irse a la cama y para levantarse y que los fines de semana no haya más de dos horas de diferencia.

– Nada de largas siestas. Si tu hijo está somnoliento durante el día puede hacer una siesta de 30 minutos después del Instituto, pero no más de eso. Es necesario que no se duerma demasiado durante el día porque si no por la noche sería más complicado conciliar el sueño.

Es raro que un adolescente pueda conciliar el sueño pronto

– Cuidado con el consumo de cafeína. Tu hijo puede pensar que la cafeína es un buen aliado para permanecer despierto durante la clase, pero los efectos son fugaces y un exceso de cafeína puede interferir en el sueño de la noche.

– Entrar en calma. Anima a tu hijo a relajarse por la noche con una ducha caliente antes de dormir, a leer un libro o a realizar otras actividades de relajación que le puedan ayudar a entrar en calma antes de meterse en cama.

– Enséñale cuándo hay que desconectar. Minimiza el uso de la electrónica antes de ir a la cama, ajustar la iluminación de la estancia para que pueda dormir mejor (bajar el brillo de los dispositivos electrónicos y la intensidad de la luz artificial). Cuando sea por la mañana expón a tu hijo a la luz brillante del día, así podrá entender su cuerpo cuándo es hora de dormir y hora de despertar.

– Cuidado con las pastillas para dormir. Las pastillas para dormir y otros medicamentos generalmente no se recomiendan. Para muchos adolescentes, los cambios de estilo de vida pueden mejorar la eficacia del sueño.

Si ves que tu hijo está demasiado cansado durante el día o crees que puede ser causa de otro problema, entonces acude a tu médico de cabecera para valorar otras posibilidades.

“El porro no hace nada (y yo me la creí)”: la carta que es furor en las redes

buenavibraArtículo publicado en “Buena Vibra”

“Mi padres siempre me dijeron que la droga mata, sin embargo veía tantos chicos fumar marihuana y ninguno se moría. Pero eso sí, veía que mis amigos, cuando fumaban, empezaban a reírse y a divertirse. Ellos te dicen: “lo que mata es el cigarrillo de tabaco, por eso yo fumo marihuana”.

Pregunto a los que fuman si es verdad que el porro es peligroso. Voy directamente a la fuente, o sea a los que fuman, y me responden que no, que “son mentiras, relaja, te divierte y te sentís bárbaro”.

Ante esta certeza, los padres también se dejan convencer. “Lo hacen todos, fuman en todos lados, te hace estar bien, es un pasatiempo.” Con este panorama los padres quedan sin armas. Y encima, si dicen que no, parece que estuvieran en contra de la sociedad y, si muestran su preocupación a otros padres, es probable que estos no les vuelvan a dirigir la palabra, porque el hijo de ellos se puede contagiar.

Mis amigos seguían convencidos de que fumar no te causa ningún problema y me convencieron. Y estaba bueno, porque me gustaba hacerlo. Aunque después empezó a haber problemas en mi casa. En mi familia me decían que no se me podía hablar, que reaccionaba mal, estaba más irritado. Es que no quería que se metieran en mis cosas, yo con la marihuana encontré la tranquilidad que necesitaba.

Tenía unos problemas en el colegio que no me dejaban dormir, y con el porro estaba bien. Hasta mi novia me dejó, pero ya no me importaba nada. Dejé de ir al Club, y estaba con mis amigos del porro inclusive en los horarios que tenía que ir a la escuela. Mi mamá se enojaba porque a casa iba sólo a comer y a encerrarme en mi pieza. Juan, mi amigo que nunca consumió, dice que yo sentía que estaba bárbaro, porque no me daba cuenta de la realidad.

La marihuana altera lo que yo percibo o lo que capto de las cosas y veo una realidad diferente al que no fuma. Según el nivel de marihuana que tenga en mi cerebro, proyecto, vuelo, medito sobre mi vida. Me hacía unos castillos fantásticos, en el aire, pero después no concretaba nada.

Y cambiaba mis proyectos semana a semana, año a año, abandoné la escuela. En realidad, me costaba estudiar, me pasaba horas sobre la misma página del libro, y me costaba memorizar, empezaba a olvidarme algunas cosas.

Yo pensaba que la manejaba, que estaba más de cinco días sin fumar y no me pasaba nada. A esto, mi amigo me respondía que, como la marihuana queda depositada en el cerebro, se hace una reserva de cannabis. Entonces, siempre tenía una dosis diaria, por lo que la abstinencia o el nerviosismo, el enojo, la ansiedad y esas cosas que te pasan por no fumar aparecen no aparecían. Recién ocurren a los 10 días más o menos.

Luego supe que si uno fuma muy seguido, se tarda como un mes en desintoxicarse totalmente. Es increíble, puedo pasar 3 semanas sin fumar, y en cambio el análisis de orina sigue dando positiva a tetrahidrocannabinoides (cannabis-marihuana).

Hoy tengo 24 años y estoy en una comunidad terapéutica. Mis padres, cansados de que yo siga “vegetando” y no concluyendo nada, me internaron. Yo me negué siempre, y decía que era mayor de edad. Ellos me plantearon que si elegía seguir con la misma vida, no me iban a mantener más. Y yo en ese momento no tenía manera de conseguir ningún trabajo, porque no terminé nada. Y las changas que conseguía no me alcanzaban para alquilar nada ni mantenerme.

Entonces accedí. Pensé “. Pero no tengo para alquilar o comer, me quedo en un centro de rehabilitación, así lo dejo tranquilos por un tiempo y me dejan de joder”. Pero a las semanas de dejar el porro empiezo a tomar más conciencia de la realidad, y cuando miro para atrás me doy cuenta de cómo me engañé por tanto tiempo.

A veces me siento como un estúpido, infantil, que llora por su mamá o por una pequeña frustración, parece que todavía tuviera 14 años, que hubiera dejado de madurar el día que me enganché y me enamoré de la marihuana.

No aprendí a resolver problemas, no aprendí de las experiencias, todo tapaba con un porrito. Entre el alcohol y la marihuana, que me planchaban tanto, a veces tenía que enchufarme un poco con cocaína. Eso sí, a veces me asustaba, porque terminé en el hospital porque el corazón parecía que se me salía del pecho.

Cuando entré al centro de rehabilitación no me quería quedar por que había varios chicos chapita-chapita, y yo era sólo marihuanero. Pero después supe que empezaron como yo, enamorándose del porro. Escuchaban voces (alucinaciones auditivas), hablaban solos y no coordinaban mucho lo que decían, a pesar de estar ahí desde hace varios meses sin consumir drogas.

La marihuana en algunas personas desencadena una psicosis (no tener contacto con la realidad, entre otras cosas), en algunos mejora con medicación si no fuman más marihuana y, en otros, lamentablemente no se recuperan más de su enfermedad mental, y se diagnostica una esquizofrenia.

Para entender un poco mejor empecé a leer, y supe que las drogas estimulan la liberación de una sustancia (neurotransmisor) que se llama dopamina. Esta sustancia estimula una zona del cerebro, que se llama Centro de Recompensa, dando como resultado una sensación de placer. La persona quiere repetir esta sensación, aumentando la frecuencia y la cantidad del consumo, siendo muy difícil decir que “no” a “eso” que le da placer, y encima “lo hacen todos”.

A medida que se aumenta el consumo, las neuronas se acostumbran, se van adaptando al nuevo invitado químico, produciendo cambios en sus estructuras, con el tiempo, y posteriormente se hace muy difícil o imposible dejarlo.

Por eso se dice que la adicción es una enfermedad, ya que intervienen mecanismos biológicos, no sólo psicológicos y no se cura sólo con la voluntad. El Centro de Recompensa es también estimulado por la comida, el agua, sexo, deporte, entre otras cosas. Pero el placer llega más lento que con la droga. Esta es la propiedad mágica de la droga, que hace sentir placer inmediatamente, y cuanto más rápido se logra este efecto, más adictiva es, o sea más riesgos se corren de no querer abandonarla. Uno se enamora, se casa, y lo más triste es que no te podes divorciar”.