10 Claves para entender la metodología Flipped Classroom

Artículo escrito en “Justifica tu respuesta” 

Seguro que de una manera directa o indirecta habrás oído hablar del método pedagógico denominado Flipped Classroom o también conocido como clase al revés o clase invertida. En Justifica tu respuesta siempre ha habido una voluntad de aunar Tecnología con Educación y creo que el modelo Flipped Classroom responde a muchos de los retos y desafíos que se te presentarán como docente desde ya mismo.

No quiero continuar este artículo sin hacer mención a un libro que se ha convertido en el libro de cabecera para entender las claves del modelo pedagógico Flipped Classroom. En concreto, se trata del libro “The Flipped Classroom: Cómo convertir la escuela en un espacio de aprendizaje” escrito a seis manos por Javier Tourón, Raúl Santiago y Alicia Díaz. Creo que no hay mejor libro sobre “Flipped Classroom” escrito en lengua hispana y que haya sabido explicar de forma tan clara cómo convertir el aula en un espacio de aprendizaje. Un excelente punto de partida para una forma de transformar la educación del siglo XXI.

Las diez claves para entender este método son las siguientes:

1.- Definición. Quiero compartir contigo qué se entiende por Flipped Classroom a través de la definición que aparece en http://www.theflippedclassroom.com:

“Modelo pedagógico que transfiere determinados procesos fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, juntamente con la experiencia docente, para facilitar y potenciar procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula.”

En esta definición está, sin duda, planteado un cambio sustancial del papel imprescindible del docente tanto dentro como fuera del aula, así como la transformación del tiempo y del espacio en ese aula en la que los alumnos parten desde el inicio de una sesión con unos conocimientos previos.

2.- Metodología. Por encima de todo el modelo Flipped es una modelo metodológico en el que el papel de la escuela, del docente y del alumno se transforman para dar cabida a un nueva manera de concebir el aprendizaje tanto dentro como fuera del aula. No es posible un nuevo aprendizaje sin un nuevo método.

3.- Docente. El papel de docente adquiere una relevancia trascendental y a la vez revolucionaria. Se puede pensar que, con la incorporación de las Nuevas Tecnologías en el aula, la función del docente queda relegada a un segundo plano, pero no es así en absoluto. El docente se sirve de esas herramientas para ser mejor docente, para enseñar desde la creatividad, el espíritu crítico y la resolución de problemas. El docente deja de ser un sabio en el aula para transformarse en un orientador, en un facilitador de conocimiento y aprendizaje significativo y constructivista.

4.- Alumno. Otro factor determinante del modelo Flipped Classroom es el rol que adquiere el alumno dentro y fuera del aula. Una de las grandes ventajas del modelo Flipped es que el alumno, al entrar en el aula, ya parte de unos conocimientos previos que ha adquirido fuera del aula con la ayuda de las Nuevas Tecnologías. Esto supone un cambio trascendental porque implica una superación del modelo pasivo del alumno en el aula, de la escucha pasiva donde sólo hay una persona que puede enseñar, y que no es otra que el docente. Con esta metodología el alumno es quien se convierte en el verdadero protagonista de su propio aprendizaje.

5.- Tecnología. La tecnología es una herramienta, no un aprendizaje. Esta cita sacada del libro “The Flipped Classroom: Cómo convertir la escuela en un espacio de aprendizaje es clave para dejar claro que la tecnología no se ve como un sustitutivo, sino que se trata del mejor acompañante posible con el que puede contar el docente y el alumno para llevar a cabo los procesos de enseñanza-aprendizaje que sean pertinentes. Es fundamental entender que la tecnología simplemente facilita los aprendizajes, pero son los alumnos y el docente los que lo hacen posible. La tecnología acompaña, no sustituye.

6.- Cooperación. Otra de las grandes ventajas del modelo Flipped es que permite transformar el espacio del aula en un lugar para la cooperación entre alumnos. Personalmente creo que el futuro de la educación pasa no sólo por servirnos de la mejor manera de las Nuevas Tecnologías, sino aprender desde la cooperación, desde la ayuda mutua a partir del consenso y la resolución de problemas. A mí me gusta decir que no hay mejor aliado para el modelo Flipped Classroom que el aprendizaje cooperativo y todo lo que dicho aprendizaje implica. ¿Conoces la diferencia entre colaborar y cooperar.

7.- Inclusión. La transformación del tiempo y el espacio en el aula ha permitido que el rol del docente y del alumno hayan cambiado. Y ese cambio o transformación ha permitido que el docente goce de un tiempo extraordinariamente valioso para centrarse en aquellos alumnos con dificultades de aprendizaje. El modelo Flipped parte de la importancia de la autonomía del alumno. Junto a esa importancia está el hecho de que son los propios alumnos los que aprenden entre sí guiados por el docente. Esto ha hecho que el docente haya liberado tiempo en el aula, un tiempo que puede dedicar a los alumnos con necesidades educativas especiales (NEE).

8.- Familia. Otro factor clave en la metodología Flipped es el papel que adquieren las familias en los procesos de enseñanza-aprendizaje. ¿Por qué? Pues porque al darse el aprendizaje fuera del aula, la intervención de las familias cambia de forma significativa porque tiene la posibilidad de participar de una manera mucho más activa en dicho proceso de aprendizaje.

9.- Tarea. Otro aspecto que me gustaría destacar es la diferencia entre deberes y tareas que propone el modelo Flipped Classroom. En el modelo tradicional de escuela, y digo tradicional sin que por ello tenga una connotación negativa, el modelo sigue el siguiente patrón:

Con el modelo Flipped lo que se intenta es ir un paso más allá de la mecanización y repetición de los deberes y sustituirlos por tareas que supongan un reto para los alumnos y les haga a su vez competentes digitalmente. Pero, cuidado, Flipped classroom no es ver vídeos online sin ton ni son, sino que hay una planificación, un control y seguimiento para que el aprendizaje de los alumnos fuera del aula sea lo más efectivo posible. Este vendría a ser el modelo propuesto por la metodología Flipped:

10.- Evaluación. Otro de los aspectos que quería destacar en esta entrada es cómo concibe la evaluación el modelo Flipped. Sin renunciar a la evaluación tradicional que todos conocemos, el modelo Flipped propone evaluar mediante el uso de rúbricas. Pero, ¿por qué una rúbrica? Pues porque la rúbrica se concibe como la mejor manera para juzgar de forma objetiva el trabajo cualitativo de un alumno, porque docente y alumno saben en todo momento qué se va a evaluar incluso antes de iniciar la actividad.

¿Qué se consigue con el método Flipped Classroom?

Quisiera acabar este artículo con un decálogo que me ha gustado mucho del libro “The Flipped Classroom: Cómo convertir la escuela en un espacio de aprendizaje” donde se recogen 10 características que se dan de manera asidua en una clase al revés:

  • La discusión parte de alumno-alumno y no de profesor-alumno.
  • Se potencia el pensamiento crítico.
  • Se trabaja mediante el aprendizaje cooperativo.
  • El contenido se centra en un contexto real.
  • El desafío intelectual parte de los propios alumnos.
  • Se insiste en un modelo de aprendizaje dirigido (tutorización).
  • El profesor se convierte en un facilitador del conocimiento.
  • Se da mucha importancia a la participación activa de cara a la resolución de problemas.
  • Los alumnos pasan de ser oyentes pasivos a aprendices activos.

Cómo saber si tu hijo es superdotado

Alrededor de las altas capacidades existen muchos mitos e ideas erróneas debido a la desinformación y a la falta de formación específica

Artículo escrito en “El Pais” Marta María Peláez (psicóloga, Educadora Infantil, Mediadora y Orientadora Familiar y experta en Altas Capacidades)

Con frecuencia nos encontramos en el grupo de Facebook “el médico de mi hij@” con consultas sobre situaciones que podrían tener relación con las altas capacidades (AACC):

Hemos tenido reunión con la tutora de mi hija de 5 años y medio y estamos preocupados porque dice que la ve desmotivada, se despista y su comportamiento no es el esperado. Nuestra hija dice que se aburre en el colegio. Y no entendemos qué puede pasar ya que ella siempre ha mostrado interés por aprender, además siempre ha aprendido con facilidad…

Nuestro hijo de 4 años no quiere ir al colegio. Comenzó con mucha ilusión, pero al poco tiempo empezó a decir que no quería ir, que es un rollo, que siempre hacen lo mismo…

Tenemos un hijo que empezó a leer muy pronto él solo… Nuestra hija comenzó a hablar cuando era muy pequeña, en el colegio están aprendiendo las vocales y ella se sabe todo el abecedario, escribe y realiza sumas…

Estas, y otras, situaciones, pueden ponernos sobre la pista de unas posibles altas capacidades. Según mi experiencia profesional, cuando se llega a hacer consultas de este tipo es porque se tienen dudas respecto al comportamiento, la inteligencia o sobre una posible precocidad en los hijos. Puede que no se sepa explicar bien qué ocurre, pero las familias notan que a su hijo le sucede algo diferente con respecto a los niños de su edad. Algunos padres sospechan que existen alas capacidades, otros no saben qué es. La realidad es que, cuando existen este tipo de sospechas, lo más probable es que nos encontremos realmente ante altas capacidades, ya que las familias suelen ser quienes primero lo reconocen, aunque no sepan aún ponerle nombre. Incluso cuando eran bebés, puede que los padres notaran que sus hijos, en algunas cosas, estuvieran más adelantados con respecto a lo que correspondería por edad.

Cada niño es único, por eso no siempre es fácil detectarlo. Algunas de las cuestiones que nos pueden poner sobre la pista son:

  • Al comparar su desarrollo, en sus primeras etapas, con otros niños de su edad, dicho desarrollo va más adelantado en uno o varios aspectos (comenzó a andar antes, o a hablar, se expresaba mejor, etc.). A esto nos referimos cuando hablamos de desarrollo precoz en una o más áreas.
  • Tiene muy buena memoria
  • Aprende con facilidad y muestra mucha curiosidad
  • Su lenguaje es más preciso y rico en comparación de otros niños de su edad, su forma de expresarse llama la atención
  • Se aburre en clase
  • Muestra especial interés por temas concretos (el espacio, los animales, el cuerpo humano, la muerte…)
  • Tiene muy desarrollado el sentido de la justicia
  • Es perfeccionista (hasta el punto, a veces, de preferir no hacer algo antes de no hacerlo todo lo bien que querría)
  • Muestra una especial sensibilidad a nivel sensorial (vista, gusto, oído, olfato o tacto)
  • Su forma de razonar y de relacionar conocimientos llama la atención con respecto a su edad cronológica.

Estos son algunas de las cuestiones que podrían alertar, aunque hay más. Es importante tener en cuenta que no tienen por qué darse todas a la vez, ni las mismas en cada niño. Este paso se denomina identificación y supone el primer paso del proceso. Una vez identificado, comienza un largo y apasionante camino. Tras la detección e identificación, hay que pasar al siguiente paso: la evaluación con la que se definirá el perfil individualizado que desembocará en una necesaria y adecuada intervención.

¿Es necesario intervenir? Esta es una decisión que tomará cada familia. Sin embargo, es importante saber que las altas capacidades están legalmente reconocidas como necesidades específicas de apoyo educativo y que, por lo tanto, requieren de una intervención en el ámbito escolar. Las medidas a tomar son muy variadas y habrá que estudiar cuáles serán las necesarias en cada caso.

Ante cualquier sospecha, lo recomendable es acudir a un profesional experto en altas capacidades que te orientará y acompañará en todos los pasos de este emocionante camino que hoy emprendes. Contestará a tus dudas y te aportará toda la información necesaria.

Pero también es verdad que en torno a las altas capacidades existen muchos mitos, estereotipos e ideas erróneas debido a la desinformación y a la falta de formación específica. Puede que te encuentres con recomendaciones del tipo de “tienes a tu hijo sobreestimulado”, o “frena un poco el aprendizaje de tu hijo porque si no se va a aburrir”, o “es mejor no evaluar para no etiquetar”, o “¿este es el listo? Pues yo no lo veo, además le encanta jugar al fútbol”. O, simplemente, un “vamos a ser prudentes no sea que se le pase” o “el niño no puede tener altas capacidades ya que no saca sobresalientes en todo y tiene problemas de lectoescritura”. Y así hasta un larguísimo etcétera.

En todos estos casos, se incurre en errores como el de confundir capacidad (potencial) con rendimiento (resultado) o el de pensar que las altas capacidades son algo mágico que lo puede todo. La realidad es que se podría presentar, a la vez, alguna dificultad. También se cree que todos los niños con altas capacidades tienen que tener gafas, no gustarles el deporte…o escuchar a Mozart…Y la realidad es bien distinta, no son clones, son personitas individuales y particulares con muy diversos gustos y características.

Así que te dejo con otro de mis consejos: “no fuerces, no frenes”. Sigue el ritmo que marque tu hijo, ese será el que necesita.

Para ayudar a los padres en la tarea de encontrar información útil, fiable y basada en la evidencia científica, y a la vez, crear una comunidad donde profesionales y familias se enseñen los unos a los otros, nació en 2011 el grupo de Facebook “El médico de mi hij@”.

En él, profesionales de todos los campos relacionados con la salud infantil, entre ellos su creador, el pediatra y colaborador de este diario Jesús Martínez, atienden atienden a las dudas que nos pueden surgir en el día a día de forma gratuita.