El síndrome del niño hiperregalado

100107-nene_-aburrido-juguetesSe acercan días de regalos y sorpresas y por ello me ha parecido genial colgar hoy en el blog este artículo publicado en “etapa infantil” y escrito por Mª José Roldan que defiende en este artículo que el síndrome del niño hiperregalado tiene graves consecuencias en los niños

No hace mucho presencié un cumpleaños (aunque es una escena que se repite con demasiada frecuencia) donde un niño sólo quería más y más regalos y los que no le gustaban simplemente los despreciaba. Era una situación triste. Quizá pienses que la culpa es la educación que los padres le han dado y que ellos deben apreciar las cosas que les regalan porque no importa el regalo sino el detalle, y en parte estás en lo cierto. Pero también es algo característico de los niños hiperregalados, es decir, de esos niños que tienen mucho más de lo que realmente necesitan.

Qué es el síndrome del niño hiperregalado

Un niño hiperregalado es un niño al que colman de juguetes y regalos (en Navidad, su cumpleaños o cualquier otra fecha significativa) y que a él le falta concentración para poder fijarse en todo y disfrutarlos. Y lo peor, le falta imaginación para poder jugar con los juguetes que otras personas le han regalado con todas sus buenas intenciones. Pero estas buenas intenciones caerán en un saco roto porque un niño hiperregalado no valorará el esfuerzo que ha hecho otra persona por hacerle un regalo, tampoco valorará el regalo.

Los niños esperan muchos regalos por culpa del consumismo que la sociedad nos intenta “meter con calzador” desde el momento en que nacemos. Un consumismo desmesurado que se debe frenar cuanto antes.

El sentimiento de culpabilidad de los padres

En ocasiones, los padres se sienten culpables porque la sociedad en la que vivimos no les permite pasar el tiempo que realmente quisieran con sus hijos y al no prestarles atención, intentan suplir esa carencia con regalos pensando que así serán más felices. Pero no es así. Los niños no necesitan regalos para ser más felices, ellos necesitan ser felices a largo plazo y para conseguirlo, necesitarán tiempo de calidad con sus padres, abuelos y hermanos.

Es habitual que algunos padres sientan cierto dolor en el estómago al descubrir este síndrome, al darse cuenta que quizá sus hijos también sufren éste síndrome. Si esto te ocurre a ti, debes saber que siempre se está a tiempo de modificar y hacer las cosas mejor para que los niños empiecen a apreciar lo que tienen y no lo que les falta.

Los juguetes no lo son todo

Los padres sólo quieren la felicidad de sus hijos, y ante tantos quehaceres diarios no se dan cuenta que cambian su cariño por objetos. Les dicen a sus hijos que tienen que trabajar muchas horas para poder pagar las facturas, la casa y todos los juguetes caros que les hacen tan “felices” ante sus amigos del cole. Pero la realidad es que los niños lo que necesitan son menos juguetes y más tiempo con sus padres, pasar tiempo de calidad. Si puedes trabajar algo menos aunque ganes algo menos al mes, pero puedes pagar todas tus facturas y no gastar tanto en juguetes y sí en tiempo de calidad con tus hijos… notaréis todos la diferencia.

Consecuencias en el niño hiperregalado

Los niños hiperregalados serán niños que se convertirán en adultos materialistas que se dejarán llevar por el consumismo. Serán niños con baja tolerancia a la frustración porque siempre habrán tenido regalos y recompensas materiales sin habérselo ganado. No sabrán valorar lo que tienen porque no entenderán la teoría del esfuerzo. Dividirán a las personas por el precio de las cosas que tienen sin tener en cuenta que un regalo tiene más valor emocional y afectivo que un precio.

No se contentarán con nada, nunca estarán satisfechos y sólo querrán más y más, teniendo un gran vacío emocional e interno imposible de llenar. Hay que dejar de enseñar a los niños que no pueden tener a sus padres o madres tanto como necesitan porque tienen que conseguir mucho dinero y que en sustitución pueden tener más bienes materiales. No. No necesitan eso. Necesitan la presencia de sus padres y tiempos de felicidad a su lado. Quizá no se pueda tanto como quisiéramos, pero que al menos sientan que se intenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s