EL RETO DE ENSEÑAR A COMER A LOS NIÑOS

descarga (1)artículo editado por ABC el pasado mes de agosto

Es problamente la asignatura pendiente de este verano para muchos padres e hijos. El respeto de las normas de urbanidad en la mesa es un aspecto muy destacable a la hora de juzgar la buena o mala educación de una persona. Es necesario que estas directrices sean inculcadas desde edades tempranas ya que, el demostrar buenos modales a la hora de comer y beber, es un pilar fundamental de la buena educación.

Una de las claves para que estas normas sean aprehendidas correctamente por parte de los hijos deriva del ejemplo de los padres. Los niños aprenden por imitación, por lo que es importante que las conductas más básicas -y por otro lado las que más incumplen los pequeños- sean respetadas con convicción por los mayores: no masticar con la boca abierta, evitar poner los codos sobre la mesa, usar correctamente los cubiertos, adquirir una buena postura y tener un óptimo comportamiento durante los momentos previos y posteriores a la comida.

En esta primera etapa de iniciación (en torno a los 2 años) pueden servir de ayuda algunas pautas o estrategias para conseguir familiarizar al menor con los comportamientos que debe adquirir. Resulta muy eficaz que los padres se valgan de canciones o juegos cuyo contenido esté vinculado con la norma a incorporar.

Precisamente por su función arquetípica, los adultos deben conocer y poner en práctica algunos detalles que normalmente obvian por ir más allá de los que enseñan a sus pequeños. En el libro “compórtate” de Benigno Sáez y Antonio Crespillo se explican algunos de los aspectos a tener en cuenta.

Poner la mesa es siempre un tema de controversia. Es importante saber colocar en su lugar todos los elementos. La disposición de la vajilla, la cristalería y la cubertería debe ser perfecta. Además el buen uso de esos elementos demostrará respeto y educación hacia los otros comensales: usar el tenedor con las púas hacia arriba, sostener los cubiertos por el extremo del mango, acercar el cubierto a la boca y no al revés, no empuñar el cuchillo, no beber sin antes limpiarse la boca…

Otro de los grandes retos es saber comportarse antes y después de la comida. No es correcto empezar a “picar” antes de que se hayan sentado todas las personas que componen la mesa, y hay que evitar el hecho de levantarse antes de que tiempo -o por lo menos antes de que lo haga el anfitrión, o la “autoridad” de la mesa-.

En lo que se refiere a los “aperitivos” o “guateques” es necesario tener en cuenta que hay que evitar beber la consumición de un solo trago, o amontonarse alrededor de la mesa para hacerse con el bocado más apetitoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s