MI HIJO NO QUIERE RECOGER LOS JUGUETES

sorpresaEl título del artículo de hoy es una de las quejas habituales que los padres y madres de niños pequeños suelen presentar. A continuación les facilitaré algunas pautas que os pueden ayudar y que las he entresacado de la opinión del pedagogo Jesús Jarque, el cual opina así:.

1º. Recoger los juguetes deben considerar que es una norma que le pueden (y deben) exigir a todos los niños a partir de los tres años. Aunque a ustedes les resulte más cómodo recogerlos, lo más adecuado es enseñarles que deben hacerlos ellos mismos. Al principio costará un poco (o mucho) pero si son constantes, lo conseguirán

2º. La norma de recoger los juguetes se la deben presentar como algo razonable y justo: “tu has sacado los juguetes y has jugado con ellos, parece que lo más justo es que lo recojas tú”.  Más que como una pesada obligación, deben intentar presentárselo como algo razonable y casi un privilegio.

3º. Recoger los juguetes debe ser algo cómodo para el niño. Para ello deben disponer de un espacio suficiente: una caja grande, un baúl… Quiero decir que conseguir que los juguetes quepan en su espacio no puede ser una tarea extremadamente complicada.

4º. Cuando decidan trabajar esta pauta deben tener claro que el objetivo es conseguir, desde la primera vez, que el niño recoja los juguetes. De ninguna manera deben terminar haciéndolo ustedes mismos. Si llora, se niega o hacen una rabieta, no puede terminar librándose de esa obligación. Si el niño lo consigue, ya sabrá qué hacer la próxima vez que no le apetezca hacerlo. Por tanto, pase lo que pase… tendrán que ganar ustedes esa primera “batalla” y el niño recogerá sus juguetes.

5º. Llegado el momento, le avisarán de que es la hora y que debe recoger los juguetes. Háganlo con seguridad y cierta contundencia, hasta con cierto entusiasmo.  Si les ven titubear  o inseguros intentará escabullirse. No le den la orden preguntando: “Cariño, ¿quieres recoger los juguetes?” Se arriesgan a un NO por respuesta. Si comienza a hacerlo, elógienlo y felicítenlo por lo bien que lo hace. Si por el contrario se niega, no se enfaden, esperen unos minutos y expresen su sorpresa y sin gritar digan algo similar a esto: “¡Anda, si todavía no has recogido, venga empieza a recoger los juguetes”. Si hace algún intento, lo felicitarán y animarán a continuar.

6º. Si sigue negándose, no le podemos dar alternativa. Debe recoger los juguetes y no pasar a otra actividad hasta que no lo haga, esto es muy importante. Lo más adecuado es que no le prestemos especial atención mientras se niegue: simplemente no le dejamos  hacer otra cosa. Si comienza a recoger, entonces sí acudiremos y le animaremos. Sin enfadarnos, deben ver que no le vamos a dar otra alternativa.

7º. Finalmente cuando los juguetes estén recogidos, lo felicitaremos y daremos muestras de satisfacción por el buen trabajo realizado.

Las primeras veces serán las más complicadas. No se extrañen. Sobre todo si está acostumbrado a no hacerlo. Pero si son constantes, en poco tiempo el niño comprenderá que no tiene alternativa y lo realizará sin crear más problema.

Así que les animo a ponerlo en práctica: seguro que lo logran

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s