CINCO ERRORES EN LA ALIMENTACIÓN INFANTIL

Comparto con todos vosotros un interesantísimo artículo del Pedagogo Jesús Jarque

1º UN NIÑO QUE COME POCO ES PROBLEMÁTICO

“El único problema que tenemos con nuestro hijo es que come poco”

Esta frase la he escuchado muchas veces; casi nunca he oído lo contrario. En las edades a las que estamos haciendo referencia (2 – 12 años) el apetito, suele ser un regulador casi perfecto de las necesidades alimenticias del niño . A esas edades, el cuerpo (el cerebro en realidad) pide lo que necesita, salvo que el niño esté enfermo.

Si goza de buena salud y la pauta general a medio plazo de crecimiento de peso y altura está dentro de los valores esperados a su edad, todo va bien. Si tiene dudas consulte a su pediatra.

En este aspecto hay una idea clave: “gordito no significa saludable

2º. EL TIEMPO DE LA COMIDA NO TIENE FIN

Podemos pasar hasta dos horas en la mesa hasta que conseguimos que se lo coma todo

sandwich-integralEl segundo error es prolongar “hasta la eternidad” el tiempo de la comida, para desesperación de los padres.

La comida tiene un principio y un fin. Parece que media hora es un tiempo razonable para comer con tranqulidad. Cuando el tiempo se cumple se retiran los platos y se recoge, sin enfados ni reproches.

Prolongarlo más allá de ese período no tiene ningún sentido, aunque haya comido poco.

3º. QUE COMA CUALQUIER COSA CON TAL DE QUE TOME ALGO

Le doy cualquier cosa y a cualquier hora, con tal de que coma algo

Es otro error habitual: proporcionar alimento fuera de las horas de comida con tal de compesar las carencias de los platos centrales. Además la situación empeora porque esas alternativas suelen ser alimentos inadecuados: bollería industrial, dulces, batidos… productos muchas veces repletos de calorías y grasas que perjudican su salud a largo plazo.

4º. OFRECERLE UN PLATO ALTERNATIVO

Si no te gusta lo que tenemos para comer, te hago otra cosa

El cuarto error consiste en ofrecerle siempre un plato alternativo a la comida prevista para el resto de la familia.

Si hay un plato de legumbres y el niño o la niña dice que no quiere o no le gusta, allá vamos a prepararle una vez más su plato favorito.

5º. CONVERTIR LA COMIDA EN UN PARQUE DE ATRACCIONES

He hecho de todo con tal de que mi hijo coma, hasta disfrazarme

En muchos hogares el momento de la comida es efectivamente un parque de atracciones: juguetes en la mesa, la televisión puesta, dramatizaciones para que coma, incluso disfrazarse de lo que sea con tal de que la cuchara entre en su boquita.

Con ello se crea un mal hábito y el niño sabe que cuanto más prolongue la situación más atención tendrá y más divertido será la próxima vez.

Quizás he podido caricaturizar un poco la situación, pero les prometo que son los testimonios que cuentan las familias sobre sus hijos. Lo hacen además totalmente desesperados y con una introducción habitual: “Ya no sabemos que hacer para que coma

Seguro que al leer esta entrada muchas familias os sentís identificados y os sentís un tanto culpables. No pasa nada, son errores comunes y sin mala intención.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s